Montag, 25. August 2014

Tanto tiempo...

Aquí tengo el informe final de mi año en Bolivia que ya publiqué en alemán antes:

Después de cuatro semanas que ahora ya estoy en alemania, no sé si en serio ya llegué. Mi cuerpo si llegó pero mi mente?

En Bolivia podia reunir tantas experiencias nuevas que sean buenas o igual unas malas, encontré amigos y viví en otra cultura. En una cultura muy diferente a la alemana (nuevamente me pregunto si hay una cultura alemana). Me ha hecho entender lo que es vivir tradiciones verdaderas, tener solamente lo necesario o tal vez menos, pero igual vivir con qué se tiene, felizamente. Creo que lo más importante en vivir en la cultura aymara, cual se vive en la Isla del Sol, es poder compartir. Por ejemplo, no es así que se bebe una botella de cerveza solo como en aquí, allá se tiene dos botellas para todos que se comparte con dos vasitos.
Hace un año nada de esto conocí. Claro que sabía que es compartir pero creo que ahora lo sé en una forma un poco diferente.

Cuando decidí ir a Bolivia para trabajar voulntariamente yo no sabía que esperar. Como será la gente? Mi trabajo será fácil o muy difícil? Dónde viviré será como en aquí? Tendré internet y un celular?

En el internet y por el seminario de preparación ya me informé un poco sobre Bolivia. Por ejemplo sabía que el Lago Titicaca es lago más alto del mundo, que viviré en 4000 metros de altura y que es o mejor dicho era el país mas pobre de Sudamérica. Estando todavía en Alemania para mí era imposible imaginarme que significa esta pobreza. En realidad no podía imaginarme mucho de Bolivia. Solo son unos hechos que sabia pero en realidad no he esperado mucho de este año. Mas o menos yo pensé que solamente me arrojaré a la mar resando que me acostumbre bien en la Isla del Sol.

Retrospectivamente puedo decir que la preparación que recibí por Volunta y también por una conversación con los voluntarios anteriores muy corta, no era muy específico al lugar dónde trabajo. Sé que la Isla del Sol es muy especial en comparación con los otros pueblos donde trabajan voluntarios de Bolivia. Pero en realidad no solo es diferente, parece otro mundo. En el seminario de preparación en Alemania estuvo una ex-voluntaria que nos contó sobre Bolivia. Eso es una idea muy buena lo único malo era que la ex-voluntaria vivía en Sucre cual es la capital y nada comparable con los pueblos que fueron nuestros lugares de trabajo. A lo mejor sería bien mandar a los seminarios de preparación jóvenes que trabajaban en pueblos. Por ejemplo una persona de un pueblo cerca de Sucre y uno de la Isla del Sol porque igualmente los voluntarios de los otros pueblos no saben cómo es vivir en la isla. Sin Embargo se puede decir que el seminario preparó bien a los nuevos voluntarios sobre la vida en Bolivia en general. Lo que me gustó mucho era que Don Max Steiner estuvo en el seminario igual así ya sabíamos quién esperar en Bolivia y ya teníamos a una persona que si o si podíamos contactar si hubiera algún problema.

Llegando a La Paz y conociendo a Lourdes y Jennifer me sentí bien. Sabía que siempre nos iban a ayudar con cualquier problema y que las podía contar todo lo que pasó. Si teníamos un problema siempre intentaban de ayudar lo más rápido posible y si era necesario sis mismas han venido a soportarnos. Lo mismo vale por Don Arturo que vino de Sucre a La Paz para ayudarnos con problemas legales de la migración. Por estas cosas estoy muy agradecida.

En Enero era el seminario de medio tiempo. En general para mi era un seminario bueno e informativo. Don Max y Don Arturo nos contaron unas cosas sobre Bolivia que se necesita saber viviendo en este país. También teníamos tiempo para escribir unas cosas sobre los pueblos y el trabajo específicamente sobre todo para los próximos voluntarios que es muy necesario. Lo único que me molestó un poco del seminario era la fecha. Era en el medio de enero, de las vacaciones que en realidad se tenía que planear bien sus vacaciones lo que era un poco difícil así.

Trabajar en la escuela de la Isla del Sol y sobre todo en Challa es difícil. La gente en la isla es muy tradicional todavía que significa que la lengua principal allá es aymara. Claro que la mayoría sabe hablar español pero los niños en la primaria hablan aymara en vez del castellano. Por eso era muy difícil hacerlos entender el inglés. En las clases menores y en inicial no era posible hacer clases buenas. En realidad puede ser muy frustrante. Los profesores en la isla no están muy motivados por tener que viajar lejos a sus viviendas. Esta desmotivción igual afecta a los estudiantes. No conocen otra forma de tener clases aparte de copiar lo que escribe el profesor en la pizarra. Si se intenta hacerlos entender el inglés con juegos dura mucho hasta que los chicos lo hayan entendido. Con el tiempo conociendo la cultura aymara y los niños se volvió más fácil. Ya entendí qué es lo que puedo hacer con los niños y como hay que explicarlo. Así al fin era mucho más fácil y ya no tan frustrante. Estoy muy orgullosa de uno de mis cursos porque saben más que unos cursos de la secundaria y entendieron bien. Espero que los próximos voluntarios los hagan practicar lo estudiado para que no lo olvidan.
Al principio era difícil entender cómo trabajan los profesores. Normalmente salen el día viernes a sus pueblos y vuelven el lunes por la mañana. Muchas veces era así que ya salían el día jueves. Además hay muchas días festivos en Bolivia, sobre todo en la isla, lo que significa que muchas veces no había clases o los estudiantes no venían por varias razones como ayudar en los cultivos. Creo que estas cosas no son muy comprendibles para alemanes y se necesita mucho para entender el dicho: “Con estos bueyes hay que arar”.

Estando en Alemania todavía también me pregunté cómo los bolivianos tratan a las mujeres. Claro que se escucha de muchas culturas que la mujer no debe trabajar, que solo cuida a los niños y que no tiene los mismos derechos como el hombre. En la Isla del Sol, no es así. La gente de la isla sobrevive por sus cultivos y la venta de sus productos. Cada miembro de la familia tiene que ayudar en sembrar o sacar por ejemplo las papas. Por eso igualmente las mujeres tienen que trabajar. Normalmente los hijos mayores cuidan a los menores o también ayudan en los cultivos. Pero a veces si se nota que la mujer no vale lo mismo como el hombre, por ejemplo los autoridades de la isla, que estan eleccionados por un año, solo son hombres.
La isla es muy tradicional. Esto se nota en muchos asuntos como las fiestas o siendo novios. Si no se sabe cuales personas son parejas no se puede dar cuenta. Los novios o esposos ni se besan ni toman la mano de su pareja.

Los voluntarios en Ch`alla, Isla del Sol, viven en un hostal de Don Nelson. En realidad no parece mucho a un hostal, era más como vivir en una familia. La casa tiene seis habitaciones en cuales viven Don Jorge, el padre de Nelson, Nelson y en dos habitaciones los voluntarios. En total quedan dos habitaciones para turistas cuales muchas veces estaban vacias porque no vinieron muchos turistas a nuestro pueblo. La mayoría va por el norte a Ch`allapampa o por el sur a Yumani. Por eso era más como vivir en una familia con unos visitantes de vez en cuando lo que me gustó mucho. Don Nelson ha cocinado para nosotros y se tiene que decir que no era fácil. Romina es vegana que significa que no come nada de animales, Lovis es vegetariana pero si come pescado, Leon se volvió en vegetariano y yo no como nada picante o cebollas. Pensé que va a ser difícil comer bien allá pero no era así. Don Nelson sabe cocinar bien rico y por eso siempre había algo que a todos les gustó. Creo que en otros pueblos no hubiera sido tan fácil. Cuando Nelson se fue a La Paz o Copacabana a comprar, nos tocaba a nosotros cocinar pero no era ningún problema.

Después de que la escuela terminó hemos hecho otras cosas como instalar basureros o jugar voley. Lo malo era que los estudiantes o generalmente la gente de la isla siempre tenía que trabajar en el campo o estuvo en sus casas así que en nuestro tiempo libre no teníamos mucho contacto con otros jovenes. De vez en cuando vimos a los amigos de Nelson en alguna fiesta y estábamos bien con ellos así que se puede decir que ellos mas o menos también son nuestros amigos. Cuando el tío de Nelson, Don Francisco ha construido una cafetería dónde su hostal, su hijo Daniel con su amigo Juan vivían unos meses en la isla. Con ellos estuvimos muy bien y siempre después del colegio jugamos voley y entramos al lago. Ellos si son buenos amigos nuestros. Teniendo estos amigos teníamos que hablar más en castellano, lo que era bueno ya que entre nosotros solo hablabamos en alemán. Me dí cuenta muy fuerte que durante un año así se aprende mucho hablar un idioma. Al principio siempre era un poco difícil hablar y encontrar las palabras correctas pero con el tiempo ya era mucho mas fácil y al fin a veces era más fácil hablar en castellano que en alemán.

Creo que después de este año, Bolivia siempre estará en mi mente y en mi corazón, es como tener segunda patria. Claro que por eso tambiém siguo informándome como va todo en allá y como puedo volver con el trabajo o en vacaciones. Las experiencias cuales tuve también influyen mi decisión de qué es lo que quiero estudiar o trabajar en mi vida.

Espero que puedo entusiasmar a algunas personas por Bolivia. Que visiten este país tan bonito en cual hay de todo, calor, frío, un lago grande o el Salar de Uyuni y que lo soporten como en trabajar como voluntario o con donaciones por ejemplo materiales a los niños de las escuelas allá.

Espero que muchos jovenes hagan esta experiencia como yo la hice. Para mi era el mejor año de mi vida.


1 Kommentar:

  1. Hola, un respetuosos saludo, Felicitaciones por el respeto que tienes hacia las culturas nativas sudamericanas,. soy de Bogotà Colombia, una ciudad de contrastes, cuando quieras podemos escribir mutuamente de nuestras impresiones respecto a nuestros puntos de vista, saludos, Ricardo Rodrìguez. mi correo: wrodriguez878@gmail.com

    AntwortenLöschen